Jarquil realiza el test del coronavirus a sus trabajadores

La medida forma parte del amplio protocolo de prevención puesto en marcha por el área de seguridad y salud de la constructora

2020-05-20

Desde los inicios de la crisis de la COVID-19, Jarquil puso en marcha un ambicioso protocolo de prevención con objeto de proporcionar la mayor protección posible a sus trabajadores. Entre las medidas que se han ido incorporando al mismo, destacan la obligatoriedad para acceder a sus oficinas del uso de mascarillas, desinfección de manos y de suelas de zapato. También se realiza un control de temperatura, el tránsito por los pasillos se ha limitado y es imprescindible el uso de elementos aislantes para manipular máquinas expendedoras o cualquier otro elemento de uso común. Al margen de ello, se ha priorizado el teletrabajo en cuantos puestos resulta viable, habiéndose además eliminado las reuniones presenciales salvo situación totalmente excepcional y justificada, para cuyo caso se han habilitado unas salas específicas que son limpiadas a la finalización del encuentro, durante el que es obligatorio el uso de mascarillas y el mantenimiento de la distancia de seguridad. Por supuesto, las obras tienen su protocolo específico adaptado a las características del entorno de trabajo, destacando la creación de brigadas de limpieza específicas, la limitación de acceso a las casetas de obra o las adaptaciones en los horarios de trabajo para evitar grandes concurrencias que dificulten el mantenimiento de la distancia de seguridad. Finalmente, la empresa ha efectuado ya el test del coronavirus a casi la mitad de su plantilla, estando prevista su realización a la práctica totalidad de la misma. A este respecto cabe destacar que se trata de tests de alta fiabilidad en los que se extrae una doble muestra de sangre con objeto de conocer tanto si el trabajador padece la enfermedad en el momento de la prueba, como si la ha pasado en algún momento anterior. Uno de los principios básicos de Jarquil a lo largo de todo su recorrido empresarial ha sido la prevención de riesgos y la seguridad de sus trabajadores, cuya salud, como no puede ser de otro modo, es la máxima prioridad. A tal fin la constructora continuará realizando las adaptaciones necesarias a estos protocolos en función de la evolución de la enfermedad y las recomendaciones de las autoridades sanitarias.

Fuentes:

Elaboración propia

Volver