El edificio más alto de Copenhague es también una procesadora de residuos, muro de escalada y… ¡pista de esquí!

El coste del inmueble ascendió a un total de 660 millones

2018-03-30

Conocido como Copenhill, si bien su verdadero nombre es Amager Bakke, los logros de este edificio son tan impresionantes como variados: además de ser el más alto de Copenhague, se trata de la planta de procesamiento de residuos más limpia del mundo, cuenta con una pista de esquí, así como el muro de escalada artificial más alto que existe. El objetivo principal del edificio está centrado en la sostenibilidad, pudiendo procesar 400.000 toneladas de residuos al año, proveer agua caliente a 160.000 casas y electricidad a 62.500 hogares, reduciendo las emisiones de CO2 en 100.000 toneladas al año. Su altura total es de 85 metros, que es prácticamente la de su muro de escalada artificial, el más elevado del mundo. Cuenta además con una pista de esquí de 600 metros y una arboleda en su techo. Se encuentra construido con placas de metal que controlan la exposición solar y diseñado para recoger el agua de lluvia para el riego de su propia vegetación. Al margen de sus bondades ecológicas, sus promotores se han planteado como objetivo que más de 300.000 turistas lo visiten cada año, de los cuales 65.000 serán esquiadores.

Fuentes:

Xataka

Diario Tecnología

Volver